Ayudas económicas y familia

Gimenez-Salinas & Trias de Bes

Cuando tienes un bebé hay una serie de trámites legales que debes realizar, además puedes acceder a ciertas ayudas estatales, dependiendo de tu situación podrás optar a una o varias. Por ello, hemos preparado esta sección con la asesoría del bufete de abogados Gimenez-Salinas & Trias de Bes, para que sepas lo que debes hacer.

Nacimiento

Se entiende por nacimiento el momento en que el feto vive 24 horas desprendido del seno materno.

Normativa aplicable

1.- Artículos 29 a 34 del Código Civil

Inscripción del nacimiento en el Registro Civil

Inscripción del nacimiento La inscripción da fe del nacimiento, de la fecha, hora y lugar en que tuvo lugar, del sexo y de la filiación. El nacimiento produce efectos civiles desde que tiene lugar, pero para el pleno reconocimiento de los mismos es necesaria su inscripción en el Registro Civil.

El plazo para inscribir el nacimiento ha de realizarse entre las 24 horas y los 8 días siguientes al alumbramiento. Transcurrido dicho plazo y hasta un máximo de 30 días naturales se deberá acreditar un motivo por el cual se inscribe con posterioridad.

Pasado dicho plazo, es necesario tramitar el expediente de inscripción de nacimiento fuera de plazo ante el encargado del Registro Civil correspondiente.

Quienes pueden inscribir el nacimiento son el padre, la madre, los abuelos, los tíos, los primos, así como los cuñados y cuñadas del nacido.

Se puede inscribir el nacimiento en el Registro Civil del lugar de nacimiento o en el domicilio de los padres.

Normativa aplicable

1.- Ley de 8 de junio de 1957, sobre el Registro Civil, en concreto los artículos 40 a 46. BOE Nº 151
2.- Reglamento del Registro Civil, de 14 de noviembre de 1958, en concreto los artículos 165 a 170.

Enlaces de interés:
Ministerio de Justicia, Trámites y gestiones personales

Filiación

La filiación puede tener lugar por naturaleza o por adopción y la filiación por naturaleza puede ser matrimonial o no matrimonial, y en todos los casos, la filiación produce los mismos efectos.

Normativa aplicable

1.- Código Civil, artículo 108.

Adopción

Adopción Por la adopción se crean los mismos vínculos jurídicos entre adoptante y adoptado que los que existen entre un progenitor y su hijo por naturaleza. Debe constituirse mediante resolución judicial y tiene como efecto la extinción del vínculo entre adoptado y su familia anterior, salvo excepciones (por ejemplo, cuando el adoptante adopta al hijo biológico de su cónyuge). Una vez constituida la adopción, ésta es irrevocable.

Requisitos en la adopción:

  • Que el adoptante sea mayor de veinticinco años. Si la adopción es solicitada por ambos cónyuges, bastará que uno de ellos tenga dicha edad.
  • Que el adoptante tenga, al menos, catorce años más que el adoptado.
  • Que el adoptante obtenga la declaración de idoneidad por parte de la entidad pública competente.
  • Que el adoptado sea menor de edad no emancipado. Excepcionalmente, se podrá adoptar a un mayor de edad o menor emancipado en el caso de que, inmediatamente antes de la emancipación o de alcanzar la mayoría de edad, hubiere existido una situación no interrumpida de acogimiento o convivencia, iniciada antes de que el adoptado hubiere cumplido los catorce años.
  • No se puede adoptar a un descendiente ni a un pariente en segundo grado de la línea colateral por consanguinidad o afinidad.

La adopción puede ser nacional o internacional, diferenciándose ésta última en que parte del expediente de adopción deberá tramitarse en el país de origen del adoptado.

Normativa aplicable estatal hay específica en cada comunidad autónoma

1.- Código Civil, arts. 175 a 180
2.- Ley 54/2007, de 28 de diciembre, de Adopción Internacional
3.- Convenio de La Haya, de 29 de mayo de 1993, relativo a la Protección del Niño y a la Cooperación en materia de Adopción Internacional

Enlaces de interés:
Ministerio de educación, Política Social y Deportes, Familia e infancia
Ministerio de Justicia, Menores - Adopción

Otras instituciones de protecciones de los menores

Tutela y curatela

Proteccion de los menores En ausencia de la patria potestad de los padres o en caso de que los menores se hallen en situación de desamparo, debe constituirse una tutela para salvaguardar la persona y los bienes del menor.

La constitución de la tutela puede ser judicial, donde se nombrará a un tutor y se fijará mediante resolución judicial, o puede ser también administrativa.

Podrá ser nombrado tutor cualquier persona física que se encuentre en el pleno ejercicio de sus derechos civiles y en quien no concurra alguna de las causas de inhabilidad que se establecen en el Código Civil. Asimismo podrán ser tutores las personas jurídicas sin ánimo de lucro que tengan entre sus fines la protección de menores e incapacitados. De todos modos, se preferirá a los parientes del tutelado y a los que hayan sido nombrados por los padres en testamento o disposición notarial.

La tutela administrativa es aquella que ostenta la administración pública que en el respectivo territorio tiene encomendada la protección de los menores cuando se constate que un menor se encuentra en situación de desamparo, obligando a la administración a tomar aquellas medidas de protección necesarias para la guarda del menor.

En el caso de menores emancipados y en ausencia de patria potestad, puede constituirse una curatela, que tiene como finalidad complementar la capacidad del emancipado para ciertos actos que no puede hacer por sí solo, como es el caso de tomar dinero en préstamo, gravar o enajenar bienes inmuebles o establecimientos mercantiles u objetos de extraordinario valor.

Normativa aplicable estatal, pero ha de tenerse en cuenta la regulación propia de cada Comunidad Autónoma

1.- Código Civil, arts. 215 a 293

Desamparo y acogimiento

En el caso de que se produzca un incumplimiento de los deberes de guarda y protección de un menor por parte de quienes tienen su tutela legal, el organismo público que en su respectivo territorio tiene encomendada la protección de los menores podrá declarar al menor en situación de desamparo, asumiendo la tutela del mismo y adoptando las medidas necesarias para su guarda, que podrán ser:

  • Acogimiento residencial, en un centro.
  • Acogimiento familiar, integrando al menor en una familia externa y que, a su vez, podrá ser:
  • Acogimiento familiar simple
  • Acogimiento familiar permanente
  • Acogimiento familiar preadoptivo

Normativa aplicable pero ha de tenerse en cuenta la regulación propia de cada Comunidad Autónoma

Arts.161, 172 a 174 Código Civil

Enlaces de interés:
Ministerio de Justicia, Menores – Guarda y Acogimiento

Derechos de la infancia

Los niños necesitan una protección y cuidado especial, dada su vulnerabilidad, por lo que tienen garantizados ciertos derechos específicos y que están recogidos en varias leyes y tratados.

La Convención de los Derechos de la Infancia de la ONU de 20 de noviembre de 1.989 es el instrumento jurídico básico a nivel internacional que recoge un listado extenso de los derechos del niño, partiendo de la consideración de niño como toda persona menor de 18 años y fundamentándose sobre conceptos clave como son el interés superior del niño o la niña, la no discriminación, la supervivencia y el desarrollo y la participación infantil.

En esta normativa se recoge los derechos de los menores, como el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar, y a la propia imagen; derecho a la información; derecho a la libertad de ideología, conciencia y religión; derecho de participación, asociación y reunión, derecho a la libertad de expresión y derecho a ser oído.

Normativa aplicable

Convención de los Derechos de la Infancia de la ONU de 20 de noviembre de 1.989

Ayudas económicas

Ayudas económicas

Ayudas estatales

Prestación única de 2.500 €

La prestación consiste en un pago único de 2.500 €. Tienen derecho a esta ayuda todas las familias que hayan tenido o adoptado un hijo desde el día 1 de julio de 2.007. Debe solicitarla siempre la madre a no ser que ésta hubiese fallecido o ceda voluntariamente el pago al padre, en cuyos casos, el padre podrá solicitar y ser beneficiario de dicha ayuda.

Más información en: www.agenciatributaria.es o www.seg-social.es

Prestación de 100 € mensuales

Consiste en el abono anticipado o la deducción fiscal en la declaración de renta de 100 € mensuales. Tienen derecho a esta ayuda las madres trabajadoras con hijos a cargo hasta que éstos cumplan los tres años, siempre que coticen a la Seguridad Social un mínimo de 1.200 € anuales.

Más información en http://www.agenciatributaria.es

Además, a través de la Seguridad Social, el Estado también ofrece ayudas económicas a partir del tercer hijo y sucesivos, y en caso de parto o adopción múltiples.

Estas prestaciones son compatibles entre sí y con las ayudas que se ofrecen por parte de las Comunidades Autónomas y los municipios.

Derechos laborales

La Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres introduce numerosas reformas en diversos campos jurídicos y más concretamente en materia de Seguridad Social.

Algunas de estas reformas son muy novedosas y suponen importantes mejoras en materia de protección social, especialmente respecto de la maternidad y, en menor medida, respecto de la paternidad.

Maternidad/Paternidad

a) Biológica

Las trabajadoras españolas tienen derecho a 16 semanas ininterrumpidas de baja remuneradas al 100% por nacimiento del hijo.

Hay supuestos donde el plazo se amplía, como en caso de parto múltiple, discapacidad del hijo, parto prematuro, fallecimiento del hijo, etc.

Cuando ambos progenitores trabajen, el descanso por maternidad puede ser disfrutado por la madre o el otro progenitor, a opción de la madre, y siempre que se respete el descanso mínimo obligatorio de la madre de las 6 semanas inmediatamente posteriores al parto. En este caso, la suma de los periodos de descanso no podrá exceder de las 16 semanas o de las que correspondan.

Los períodos de descanso podrán ser disfrutados, previo acuerdo de los empresarios y trabajadores afectados, en régimen de jornada completa o a tiempo parcial.

b) Por adopción y acogimiento preadoptivo, permanente y simple

La duración de la suspensión es de 16 semanas ininterrumpidas, ampliables en 2 semanas más por cada menor adoptado o acogido a partir del segundo.

En caso de discapacidad, la suspensión del contrato tendrá una duración adicional de 2 semanas más.

Si ambos progenitores trabajan, los periodos de descanso se distribuirán, a opción de los interesados, de forma simultánea o sucesiva, siempre que se trate de períodos ininterrumpidos y con los límites de duración establecidos.

Dichos periodos podrán disfrutarse en régimen de jornada completa o a tiempo parcial, previo acuerdo entre los empresarios y los trabajadores afectados.

Enlaces de interés:
Seguridad social

Paternidad

Prestación de paternidad

Es una prestación totalmente novedosa y la duración es de 13 días de baja ampliables a dos días adicionales por cada hijo a partir del segundo en los casos de parto, adopción o acogimiento múltiple.

Es compatible con los apartados a) y b) explicados anteriormente.
Más información aquí

Reducción de la jornada laboral

Se amplía la posibilidad de reducir la jornada laboral, con la consiguiente reducción de salario, para el cuidado directo de un menor de 8 años. Dicha reducción podrá desenvolverse dentro de una horquilla que va de un mínimo de un octavo a un máximo de la mitad de la jornada laboral.

Normativa aplicable

1.- Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres, artículo 7 del Real Decreto 1251/2001, de 16 de noviembre, por el que se regulan las prestaciones económicas del sistema de la Seguridad Social por maternidad y riesgo durante el embarazo.
2.- Artículo 37.5, 45 y 48 bis del Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, por el que aprueba el Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores.
3.- Artículo 133 del Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social.

Pensión por orfandad

Es la prestación económica que tienen derecho los hijos del causante fallecido cualquiera que sea la naturaleza legal de la filiación.

Los beneficiarios son los hijos menores de 18 años, los mayores de edad incapacitados, los hijos que el cónyuge superviviente hubiese aportado al matrimonio siempre que se cumplan unos requisitos, y los hijos que no realicen trabajos lucrativos o que, realizándolos perciban ingresos inferiores al 100% del salario mínimo interprofesional, siempre que sean menores de 22 años o menores de 24 años si no sobrevive ninguno de los padres o si se trata de huérfanos con una discapacidad igual o superior al 33%.

1.-Art. 175 del Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social.
2.-Seguridad social, pensión por orfandad

Ruptura matrimonial: separación y divorcio

A.- Separación/divorcio

Transcurridos tres meses desde la celebración del matrimonio se puede solicitar o bien la separación o bien la disolución del matrimonio por causa de divorcio.

La diferencia sustancial entre la separación y el divorcio es que con la separación no queda extinguido el vínculo matrimonial, a diferencia del divorcio, que disuelve el vínculo matrimonial.

Normativa aplicable

1.-Código Civil, artículo 81 y 86.

B.- Trámites judiciales

Maternidad Existen dos trámites judiciales, el de mutuo acuerdo o bien el contencioso.

El procedimiento de mutuo acuerdo consiste en suscribir un convenio regulador entre los cónyuges en el que se acuerda o bien la separación o bien la disolución del matrimonio por causa de divorcio. Además deben fijarse obligatoriamente una serie de medidas, que en caso de hijos menores de edad, son el ejercicio de la patria potestad, la guarda y custodia, el régimen de visitas, la pensión de alimentos y el uso de la vivienda familiar (ver apartado C).

Dicho convenio regulador se aprueba por sentencia judicial, previa ratificación de los cónyuges de dicho convenio en el Juzgado.

En defecto de acuerdo, debe acudirse al procedimiento contencioso, donde un juez acordará por sentencia, o bien de separación o de divorcio, las mismas medidas que en el procedimiento de mutuo acuerdo (ejercicio de la patria potestad, la guarda y custodia, el régimen de visitas, la pensión de alimentos y el uso de la vivienda familiar). Contra la sentencia que se dicta se puede interponer recurso de apelación ante la Audiencia Provincial.

Normativa aplicable

1.-Ley 1/2000, de 7 de enero de Enjuiciamiento Civil, artículos 769 a 777.

C.- Medidas derivadas de las crisis matrimonial

En casos de crisis matrimoniales y cuando haya hijos menores de edad, obligatoriamente se han de fijar, bien por acuerdo o bien por decisión de un juez, una serie de medidas:

Patria potestad

Es una institución jurídica que en nuestro ordenamiento queda configurada como un conjunto de poderes que la ley otorga a los padres conjuntamente con el objetivo de que éstos cumplan una serie de deberes y obligaciones respecto a sus hijos: velar por los niños, tenerlos en su compañía, alimentarlos, educarlos, procurarles una formación y educación, así como representarlos y administrar sus bienes.

En casos de separación y divorcio la titularidad de la patria potestad sigue siendo conjunta, a excepción de que se prive de ella a alguno de los cónyuges o a los dos, pero para ello se requiere una causa suficiente y grave (por ejemplo, malos tratos u alcoholismo) y debe ser fijada por sentencia.

Normativa aplicable

1.-Código Civil, artículos 90, 92, 154 a 157, 162 a 163, y 169 a 171.

Enlaces de interés:
Patria y potestad

Guarda y custodia y régimen de visitas

Guarda y custodia En casos de crisis matrimoniales, debe fijarse a cargo de que progenitor convivirán los hijos (guarda y custodia) teniendo el otro progenitor el llamado derecho de visitas.

Por tanto, la guarda y custodia significa encomendar el cuidado directo de los niños, la convivencia y el contacto continuado con ellos, a uno de los progenitores. Implica, por tanto, el poder tomar decisiones de la vida cotidiana, de poca trascendencia para los hijos.

Es decir, lo único que implica es que los hijos convivirán más tiempo con el progenitor custodio, pero el resto de las funciones (velar por ellos, alimentarlos, educarlos, procurarles una formación integral, representarlos y administrar sus bienes) siguen siendo compartidas entre ambos.

En caso de que ambos progenitores soliciten la atribución de la guarda y custodia de los hijos menores, se deberán atender a una serie de circunstancias, pero siempre primará a la hora de tomar una decisión el interés del hijo, es decir, la solución que se adopte será la más favorable atendiendo a las circunstancias que rodeen al hijo.

El progenitor no custodio tiene derecho a relacionarse con los hijos a través del régimen de visitas.

Guarda y custodia compartida

La guarda y custodia compartida, que ahora se contempla de forma expresa en el Código Civil, es aquélla en la que ambos progenitores se encargan de forma conjunta y rotatoria de la convivencia de los hijos con cada uno de los padres, a través de días, semanas o meses.

En defecto de acuerdo, la concesión por parte de un juez de la guarda y custodia compartida obedece a varios factores: interés superior de los niños, cercanía de domicilios, horarios laborales, la fluidez en la relación de los progenitores, la edad de los niños y el tiempo que dedicaban los padres a los hijos con anterioridad al cese de la convivencia.

No se fijará la guarda y custodia compartida cuando cualquiera de los padres esté incurso en un proceso penal.

En todo caso previamente a acordar la guarda y custodia compartida, se recabará el informe del Ministerio Fiscal y, se oirá a los mayores de 12 años y menores con suficiente juicio. También en este tipo de procedimientos se puede solicitar y llevar a cabo un informe elaborado por los psicólogos adscritos al Juzgado.

Normativa aplicable

1.-Código Civil, artículo 92.

Guarda y custodia

Pensión de alimentos

Es la obligación que se establece al progenitor no custodio para sufragar los gastos que se deriven de la alimentación, vestido, educación y asistencia sanitaria de los hijos.

Se fija la cuantía de la pensión de alimentos en función de la capacidad económica de los progenitores y de las necesidades de los hijos (alimentación, educación, etc).

La pensión de alimentos es irrenunciable, se actualiza anualmente conforme el IPC y se abona mensualmente de los días 1 a 5 de cada mes en la cuenta que el progenitor custodio designe.

Normativa aplicable

1.-Código Civil, artículo 93 y 142

El uso de la vivienda familiar con el ajuar doméstico.

En defecto de acuerdo de los cónyuges, el uso de la vivienda familiar y de los objetos de uso ordinario se atribuye en primer lugar a los hijos y al cónyuge en cuya compañía queden, incluso cuando la vivienda es propiedad exclusiva del progenitor no custodio, y ello hasta que los hijos alcancen la independencia económica.

Normativa aplicable

1.-Código Civil, artículo 96

Parejas de Hecho

Parejas de Hecho La unión de hecho se caracteriza por la convivencia estable de dos personas, y abarca tanto a las uniones heterosexuales como las uniones homosexuales.

A falta de regulación estatal, las Comunidades autónomas que regulan las parejas de hecho son:

  • Cataluña, con la Ley 10/1998 de 15 julio 1998 y la Ley 10/2008, de 10 de julio, del libro IV del Código Civil de Cataluña.
  • Aragón, con la Ley 6/1999 de 26 marzo 1999 de 26 de marzo.
  • Navarra, con la Ley Foral 6/2000 de 3 julio 2000 de 3 de julio.
  • Comunidad Valenciana, con la Ley 1/2001 de 6 abril 2001 de 6 de abril.
  • Madrid, con la Ley 11/2001 de 19 diciembre 2001 de 19 de diciembre.
  • Baleares, con la Ley 18/2001 de 19 diciembre 2001 de 19 de diciembre.
  • Asturias, con la Ley 4/2002 de 23 mayo 2002 de 23 de mayo.
  • Andalucía, con la Ley 5/2002 de 16 diciembre 2002 de 16 de diciembre.
  • Canarias, con la Ley 5/2003 de 6 marzo 2003 de 6 de marzo.
  • Extremadura, con la Ley 5/2003 de 20 marzo 2003 de 20 de marzo.
  • País Vasco, con la Ley 2/2003, de 7 de mayo.
  • Cantabria, con la Ley 1/2005, de 16 de mayo.

A pesar de no existir una equiparación total en cuanto a derechos entre las parejas de hecho y los matrimonios, lo cierto es que se va avanzando poco a poco y, por ejemplo, hoy en día, las parejas de hecho pueden beneficiarse, en caso del fallecimiento de uno de sus miembros, de la pensión de viudedad cuando existan hijos comunes o se acredite la convivencia durante ciertos años.

En Cataluña la novedosa Ley 10/2008, de 10 de julio, en vigor desde el 9 de enero de 2009, equipara en derechos sucesorios las uniones estables de pareja tanto heterosexuales como homosexuales con el matrimonio.

En relación a los hijos comunes, mientras dura la convivencia de la pareja, el ejercicio de la patria potestad y la guarda y custodia sobre los mismos se realizará de forma conjunta o por uno de los progenitores con el consentimiento del otro, al igual que en las parejas casadas.

En casos de cese en la vida en común, y habiendo hijos menores de edad, las medidas a regular son las explicadas en el apartado C relativa al matrimonio, esto es, la patria potestad, que como norma general sigue siendo ejercida de forma conjunta por ambos progenitores, la atribución de la guarda y custodia de los hijos menores habidos en la unión a uno de los progenitores, la fijación del régimen de visitas a favor del progenitor no custodio, la determinación de la pensión alimenticia que el progenitor no custodio debe satisfacer y la atribución del uso de la vivienda.

Visita la sección de ayudas económicas del blog de paraBebes.com.

Mapa web

Grupo Intercom

Mapa web

No volver a mostrar Cerrar X

Recibe cada semana información útil sobre tu embarazo.